DOS HISTORIAS REALES DEL AMOR DE MAMÁ, CON FINAL FELIZ


Juan 4:18 "En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor”

EL DILEMA EN LAS MANOS DE ELIZABETH: VIVIR O MORIR.


Poca gente se enfrenta al dilema que, la próxima a ser mamá, Elizabeth Joice, tuvo.

Ella y su esposo Max, se enteraron que esperaban un niño en verano del 2013, pero justo un mes antes, los doctores le dijeron que el cáncer que ella había batallado 3 años antes, había vuelto.

Vivir o morir era su decisión. Abortar el niño y empezar inmediatamente el tratamiento contra el cáncer; o, retrasar los cuidados médicos para salvar al bebé.

Ella y Max querían tener un niño con todas sus fuerzas, pero los doctores les dijeron que tenía pocas probabilidades de embarazo. Sin embargo la pareja, probó que estaban equivocados y Elizabeth quedó embarazada, para Elizabeth era la question más importante del mundo.

Ella sabía que este niño era la única oportunidad que tenía para cumplir ese sueño., así que decidió retrasar el tratamiento para proteger su niña.

Los doctores pudieron remover una masa cancerígena durante el embarazo, pero porque ella no podía someterse a un MRI completo, no podían detectar a donde más el cáncer se había regado.

Elizabeth tuvo la cesárea en Enero, así que ella podía empezar su tratamiento lo más pronto posible. Pero el cáncer ya se había regado por todo su cuerpo.

Era demasiado tarde, dijo un familiar; “con Lily ahora nacida saludable, Elizabeth y Max y otros familiares, tratamos de vivir de la mejor manera posible esta dualidad: disfrutar el nacimiento de Lily mientras se enfrenta la realidad de que Elizabeth estaba terriblemente enferma".

Con tanto por vivir, combatió con mucha más fuerza que los doctores se imaginaron alguien podría pelear…contra toda imposibilidad, tan solo por pasar un día más junto a Lily, su niña.

Lamentablemente este combate no podía durar mucho. Retardar el tratamiento por proteger a su niña tuvo un precio. Su vida. Falleció el 9 d Marzo de ese año.

USA COMO ESCUDO SU CUERPO PARA PROTEGER A SU NIÑO.


Después del terremoto en Japón, cuando los rescatistas comenzaron a buscar sobrevivientes entre las ruinas de la casa de una mujer joven, vieron el cuerpo de ella por uno de los orificios de las ruinas de la casa. Les pareció extraña la postura del cuerpo, estaba sobre sus rodillas y su cuerpo hacia adelante como cuando una persona se arrodilla para adorar, con el rostro hacia el suelo.

Con mucha dificultad el líder del equipo de rescate puso sus manos y brazos para ver si la mujer aún estaba con vida. Pero la dureza del cuerpo y la temperatura del mismo cuerpo anunciaban que la mujer había muerto. Él tenía la esperanza que la mujer aún estaría con vida. El y su equipo salieron de las ruinas de la casa para seguir su trabajo en búsqueda de víctimas. Por alguna razón, el líder del equipo sintió una necesidad enorme de regresar adonde el cuerpo de la mujer que encontraron. Una vez más se arrodilló y puso sus manos en el espacio que les permitía alcanzar el cuerpo y decidió revisar debajo del cuerpo sin vida. Instantáneamente empezó a gritar, "Un Niño!!!! Hay un niño aquí!!!"

El equipo entero regreso para cuidadosamente remover los escombros alrededor del cuerpo de la mujer.

Ahí encontraron un niño de 3 meses de edad envuelto en una frazada estampada con flores debajo del cuerpo de la madre.

Obviamente, la mujer hizo su último sacrificio por salvar a su hijo, cuando la casa comenzó a caer, ella usó su cuerpo para protegerlo.

El doctor del equipo vino enseguida a revisar al pequeño. Una vez que abrió la frazada, vio un celular adentro de la frazada. Había un mensaje de texto en la pantalla que decía: “Si puedes sobrevivir, tú tienes que recordar que te AMO". El celular paso por cada uno de los miembros del equipo de rescate. Cada uno que leyó el mensaje no pudo más que llorar.

"Si puedes sobrevivir, tú tienes que recordar que te amo". Cuán grande es el amor de una madre por su hijo!.

Hay miles de historias en todos los tiempos sobre el amor infinito que tiene una mamá por sus hijos. Unas veces peleando contra osos, otras alzando carros, otras recibiendo balazos. Este amor es instintivo. La seguridad de su propia vida incluso, pasa a segundo plano, se olvida de si y no hace cálculos por defender a sus hijos.

Habíamos prometido un final felíz para esta historia un poco conmovedora, así que apreciados lectores, les compartimos algunas imágenes de ese amor maternal que hizo que aquellos que se fueron contra sus guaguas, se arrepientan mil veces de haberlo hecho.




FELIZ DÍA MAMÁS DE NUESTRO PLANETA!

#DEINTERESGENERAL

6 vistas

Radio Revista Digital

RADIO LIMÒN

RADIO LIMÓN

SIEMPRE CONTIGO!

 

Calle Quit s/n, frente a la Cruz

Teléfonos:  2770147, Celular: 0960154970

Correo electrónico: radiolimon@hotmail.com

Morona Santiago-Ecuador