Si RL no suena en móvil,  clic 3 puntos arriba derecha para escuchar en chrome

¿PORQUÈ DIOS HACE SUFRIR A LOS BUENOS?


Niños asesinados, jovenes violadas y asesinadas, suicidas que aquejados por problemas no resisten mas y terminan con sus vidas, perjudicados por bancos o cooperativas que ven esfumar sus ahorros de toda la vida en un segundo, guerras, cuerpos de niños muertos en playas, niños calcinados, migrantes muertos intentando cruzar la frontera y madres que esperaban verlos volver, dolor y mas dolor sin fin todos los dìas; y, usted apreciado lector tambièn vive su calvario a diario: enfermedad sin cura, muerte de un ser querido, sueños econòmicos hechos trizas. Usted es decente y se pregunta porque pasan cosas malas a la gente buena?

Tratando de buscar alguna respuesta a estas preguntas, Radio Limòn le comparte una reflexiòn que nos hace el sacerdote Victor Orozco titulada: "Porque Dios me hace sufrir tanto"

Si algún día encontrara a una persona que me hiciera esa pregunta, no sabría exactamente cómo responder. Podría decir muchas cosas, pero me engañaría, porque, en el fondo, yo no tengo la respuesta.


Al pensar en esto me viene a la mente la escena del evangelio en que Cristo se hallaba clavado en la cruz y con las pocas fuerzas que le quedaban gritó: ¡Dios mío, porqué me has abandonado! Con esta exclamación Jesús se hizo portavoz a todos aquellos hombres y mujeres que sufren mucho y que claman a Dios.

No dejemos de ver la cruz, pues si la miramos con atención nos dará una gran sorpresa y quizá incluso nos indique el camino para encontrar el sentido del sufrimiento en la vida del hombre.


El evangelio nos cuenta que a cada lado de Jesús había un ladrón. Uno le insultaba, el otro, en cambio, se puso a defenderlo. Estos dos ladrones bien pueden ser una representación de la humanidad. Ante la cruz, ante el dolor y sufrimiento, se ponen de un lado los que ignoran o rechazan a Dios. A veces ellos desahogan su rencor acumulado en un dios que les resulta mudo e impotente. Se burlan de él. Del otro lado está el ladrón que representa la otra parte de la humanidad, aquellos que sufren, pero encuentran en Dios consuelo y esperanza. Ante las mismas circunstancian, dos actitudes totalmente distintas.

Pero allí no termina todo. El buen ladrón no se limitó a defender a Jesús. Aprovechó para pedirle un favor a Cristo. ¡Cómo es posible! ¡Si esto no apareciera en el evangelio entonces sería algo ridículo! Una persona que le pide un favor a un moribundo castigado por la justicia y que se encuentra colgado de una cruz. Además ¡Qué favor! Ni más ni menos que la gracia de ir al cielo. Meditar en esto me conmueve. El buen ladrón no comprendería muchas cosas, pero una cosa la tenía bien clara: Aquel hombre, Jesús de Nazaret, tenía el poder para llevar a una persona al paraíso. El buen ladrón, aquel día, se abandonó totalmente en las manos de Dios.

Seguramente a Jesús le conmovió la confianza de Dimas, pues tuvo a bien responderle: yo te aseguro, hoy estarás conmigo en el paraíso. De este modo Dimas se convirtió en el hombre más dichoso del mundo. No importaron sus muchas maldades ni sus pecados. Creyó totalmente en Cristo, se abandonó en sus brazos y obtuvo lo que un ser humano más podría desear, la vida eterna, el paraíso. Su único mérito fue estar en el lugar indicado en el momento justo y confiar. Aquel día tuvo lugar el robo más grande de la historia, un ladrón le robó ni más ni menos que el paraíso a Dios y se lo robó por un simple acto de confianza en él.

Yo no sé por qué Dios permite que gente inocente y buena sufra, no tengo la respuesta ni la solución; pero entre tanta oscuridad todo hombre puede tener la seguridad de que Dios no le ha abandonado, de que Dios no le rechaza y de que si se abandona totalmente en sus brazos, entonces encontrará consuelo y paz en medio de tanto dolor.


Es verdad, Jesús mismo le gritó a Dios sobre la cruz: “Dios mío, por qué me abandonado”; pero no es menos cierto que las últimas palabras del redentor fueron un acto de confianza y abandono total. “En tus manos, Padre, encomiendo mi Espíritu”

Semana Santa para reflexionar, y le compartimos a usted amable lector o lectora de Radio Limòn, esta hermosa canciòn que esperamos se vuelva su imno ante las dificultades que nos trae la vida, hermosa al fin pese a todo.


#DEINTERESGENERAL

8 vistas

Radio Revista Digital

RADIO LIMÒN

RADIO LIMÓN

SIEMPRE CONTIGO!

 

Calle Quit s/n, frente a la Cruz

Teléfonos:  2770147, Celular: 0960154970

Correo electrónico: radiolimon@hotmail.com

Morona Santiago-Ecuador