LOS COCODRILOS TAMBIÉN PUEDEN SER TIERNOS



20 años atrás, un cocodrilo gigante fue disparado por un agricultor y quedó moribundo en los bancos del río Parasmina en Costa Rica. Pero repentinamente, algo increíble pasó.

Un amable paisano llamado Chito Shedden, observó al moribundo cocodrilo. Ni se imaginó que en ese día el convertiría en el niñero del cocodrilo, su ángel guardián y pana del alma. Chito no soportaba dejar abandonado al moribundo cocodrilo. Lo bautizó como Pocho y se dedicó a cuidar al pobre animal hasta sanar. “Yo solamente deseaba que el sienta que alguien le amaba, no todos los humanos son malos”, dijo Chito al Tico Times. “Amo a todos los animales, especialmente aquellos que han sufrido”.

Cuando Pocho se recuperó, Chito lo llevó de vuelta al río y lo libero. Pero para sorpresa de Chito, la siguiente mañana lo encontró durmiendo en su vereda –Pocho lo había seguido a su casa a media noche!, con el permiso del Ministerio del Ambiente y la asistencia de un veterinario, Chito paso las 2 décadas siguientes cuidando de Pocho.

Estos 2 amigos disparejos pasaron sus días nadando en el rio afuera de la casa de Chito, jugando y mimándose. Los turistas y los científicos estaban maravillados de la gentileza de Pocho y el hecho de que el iría a su amigo cuando lo llamaba por su nombre!

En el 2011, luego de años de amistad, Pocho murió de causas naturales a la edad de 50. Cientos de amigos y admiradores asistieron a su funeral, Chito estaba acongojado, pero continua compartiendo la historia para despertar consciencia acerca de lo especial y malentendidos que son los cocodrilos.

#QUEINTERESANTE

6 vistas

Radio Revista Digital

RADIO LIMÒN

RADIO LIMÓN

SIEMPRE CONTIGO!

 

Calle Quit s/n, frente a la Cruz

Teléfonos:  2770147, Celular: 0960154970

Correo electrónico: radiolimon@hotmail.com

Morona Santiago-Ecuador