LOS ELEFANTES TAMBIÉN LLORAN


Las lágrimas ruedan por el rostro de la elefanta momentos antes de convertirse en el último animal en morir en el “zoológico de la muerte” en Indonesia, lugar en donde los pobres animales son mantenidos en jaulas podridas y sucias.


Yani, vivía en esas condiciones en el Bandung Zoo, en la isla de Java. Antes de fallezca, los cuidadores decidieron sacarla de su jaula y acomodarla en el suelo En las fotos se puede apreciar el cuerpo de este noble animal en estado letárgico, con moretones y golpes y; claramente, se nota las lágrimas descendiendo su rostro momentos antes de su muerte.


Los elefantes están entre los animales mas inteligentes del mundo.

Está científicamente probado que los elefantes sufren estrés post-traumático tras situaciones dolorosas. Además, los elefantes son capaces de aprender nuevos comportamientos, imitar los sonidos que oyen, automedicarse, jugar con sentido del humor, realizar actividades artísticas etc etc. El conocimiento y la inteligencia del elefante es particularmente digno de notar en su capacidad para llorar a sus muertos.

Este comportamiento sólo se ha observado previamente en los seres humanos. Los elefantes recientemente fallecidos reciben una ceremonia a modo de funeral, mientras que los que ya se han reducido a un esqueleto tienen un pequeño homenaje de otros elefantes cuando pasan junto a su cuerpo.

La ceremonia del entierro está marcada por bramidos profundos, mientras que el cadáver es acariciado por las trompas de los miembros de su manada.

La inteligencia también se manifiesta en la capacidad de los elefantes para automedicarse. Cuando una elefanta está embarazada y cerca de dar a luz, masca hojas de árboles de la especie Boraginaceae para inducir el parto. Otra habilidad que indica una inteligencia superior en estos animales es su capacidad de jugar y mostrar sentido del humor. Sus habituales juegos incluyen lanzar un palo a un determinado objeto, pasar un objeto de un animal a otro, o hacer una especie de “fuentes” expulsando agua por su trompa, entre otros.

Los esfuerzos por salvar la vida de Yani fracasaron, pues este zoológico no tiene un veterinario residente por casi un año.


Mirando estas conmovedoras fotos nos preguntamos: ¿porqué Yani lloraba?, quizá se preguntaba como los humanos: ¿porqué?, ¿tenía tristeza de dejar algún ser querido que la alivió en su desgracia todo ese tiempo en esa jaula obscura?.

#QUEINTERESANTE

1 vista

RADIO LIMÓN

SIEMPRE CONTIGO!

 

Calle Quit s/n, frente a la Cruz

Teléfonos:  2770147, Celular: 0960154970

Correo electrónico: radiolimon@hotmail.com

Morona Santiago-Ecuador