top of page
Fitness

LAS SALCHIPAPAS: PELIGRO LATENTE PARA SU SALUD


En la dieta que María Elisa Carpio cumple a diario para bajar de peso hay dos cosas que su nutricionista le prohibió de forma radical: las salchipapas y los dulces.

El plato típico de los ecuatorianos, uno de los mas peligrosos para su salud. Fotografía: Diego Cáceres

Desde hace mucho tiempo ella quería perder los kilos demás que no le dejaban sentirse bien consigo misma, pero la dieta siempre quedaba en medio camino. Sin embargo, desde que tomó la decisión de hacerlo, ha perdido 20 libras en dos meses, y asegura que para lograrlo fue determinante cumplir a rajatabla los consejos del médico y olvidarse de las tarrinas de salchipapas que compraba en la universidad dos o tres veces por semana. “Dejar las papas fritas es clave para bajar de peso, eso era justamente lo que más me estaba engordando”.

Anuncie aquí: publicidad personalizada


No es novedad que las salchipapas tienen una alta cantidad de calorías y engordan mucho más que otros alimentos, pero sí es importante entender que son las más nocivas dentro de la categoría de comida chatarra y que consumirlas fuera de casa en grandes cantidades, como generalmente sucede, resulta más tóxico dado que se preparan con aceite saturado y a altas temperaturas, dos aspectos que, según los nutricionistas, disparan los niveles de colesterol y triglicéridos.

Preocupación

Paola Yerovi, nutricionista, ve con preocupación la proliferación de locales que venden salchipapas en la ciudad, sobre todo en el Centro Histórico, donde a diario se ve a decenas de personas de todas las edades comiendo grandes tarrinas de papas fritas, literalmente, sin ningún empacho.

Ella afirma que hay tres aspectos que tornan particularmente nocivas las tarrinas de un dólar que se venden en las calles: las grandes cantidades que se sirven y el aceite sometido a altas temperaturas y reusado una y otra vez.

El aceite se satura por dos motivos: cuando es expuesto a temperaturas superiores a los 180 grados, es decir, a fuego de alta intensidad, y cuando se lo vuelve a usar, algo que generalmente se hace en los locales de la calle para optimizar tiempo y abaratar costos.

PUBLICIDAD:

Johana Salinas, estilista


Una papa cocida de ese modo se carboniza y se vuelve tóxica, sobrepasando el estado dorado que recomiendan los médicos, que se logra a fuego lento. Y todo esto se empeora si el aceite es de mala calidad. “Como nutricionista recomiendo no comer nunca papas fritas en la calle, y si la gente no puede cumplir esa regla, a lo mucho debe hacerlo una vez por mes. Ante eso, lo mejor es prepararlas en la casa a fuego lento y con buen aceite”, recomienda Yerovi.

Calorías

Tras hacer cálculos, la nutricionista encuentra que una de esa tarrinas atiborrada de papas tiene unos 400 gramos, lo que junto a la salchicha, también frita, y a la mayonesa y otras salsas componen una porción de 974 calorías. Esa cantidad es muy alta, refiere Yerovi, tomando en cuenta que la dieta diaria de una persona sedentaria deber ser entre 2.000 y 2.400 calorías. Aquello supone que al comer una de esas tarrinas con papas se ha consumido la mitad de calorías que uno debe ingerir al día, pero bajo una alimentación insana.

Esto explica por qué María Elisa Carpio bajó de peso al dejar de comer las papas fritas de la universidad. “Me di cuenta que eso era lo que más me hacía daño”.

Yerovi aclara que no se puede satanizar este tipo de comida, pero recomienda tener especial cuidado y, preferiblemente, prepararla en casa. Para eso es clave usar aceite de girasol o de oliva y coser las papas a fuego lento a una temperatura menor a los 175 grados. También aconseja preparar la salchicha al vapor y hacer la mayonesa con éste mismo tipo de aceite.

Consecuencias

Gabriela Molina, nutricionista del Ministerio de Salud, afirma que las salchipapas que se comen en la calle son mucho más dañinas, puesto que el aceite reusado en fuego intenso se satura y se quema, por lo que también recomienda prepararlas en casa a baja temperatura, con aceite fresco, de buena calidad y en cantidades moderadas.

Molina explica que los malos hábitos alimenticios, como comer salchipapas en la calle de modo indiscriminado, ha generado cambios en la morbilidad, algo que, en efecto, provoca consecuencias como colesterol y triglicéridos altos, hipertensión, diabetes mellitus, sobrepeso, obesidad.

“Comer salchipapas en la calle modifica la salud y puede conllevar a morbilidad, sobrepeso y obesidad (…) Genera hasta un 50 por ciento más de riesgo de adquirir una enfermedad crónica a futuro. Si la gente lo quiere hacer, que no sea más de una vez por mes, lo mejor es prepararlas en casa”.

Molina recomienda moderar la cantidad y cocinar de forma sana, lo que supone una porción de ocho a doce papas una vez por semana, pero en un plato que incluya ensaladas y carnes. “Los platos deben ser bien estructurados, lo que significa también verduras y proteínas y evitar las bebidas gaseosas o jugos industrializados con azúcar, pues son detonantes de comorbilidad”.

PUBLICIDAD:

Hermosa y Moderna Casa de Venta en Limón


Ejercicio

Además de una dieta saludable, el ejercicio es fundamental para mantener una buena calidad de vida y reducir los riesgos de caer en cuadros de obesidad o sobrepeso. María José Orellana, licenciada en educación física, recomienda cumplir una rutina diaria de entre 20 y 30 minutos de ejercicio, lo que supone caminar o trotar.

Orellana puntualiza que si la persona no se ha ejercitado en mucho tiempo y es sedentaria debe empezar a hacerlo de forma progresiva, es decir, de cinco a 10 minutos en los primeros diez días y luego incrementar poco a poco las cargas hasta que el cuerpo resista con fluidez los 30 minutos recomendados para mantenerse en buen estado. “Las personas sedentarias deben tener cuidado y empezar con unos cinco minutos, luego pueden incrementar los tiempos progresivamente”.

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición realizada por el Ministerio de Salud en 2012, Azuay se encuentra en el segundo lugar en la clasificación general en el rubro de sobrepeso y obesidad en adolescentes de 12 a 19 años con el 34,4 por ciento, solo detrás de Galápagos, que ocupa el primer lugar con el 34,5 por ciento y por encima de Esmeraldas, que registra el 31,3 por ciento.

http://www.eltiempo.com.ec/noticias-cuenca/193228-los-peligros-de-comer-salchipapas/

192 visualizaciones
bottom of page